Skip to main content

Un mexicano con un sueño 'muy americano': Héctor pide 'cancha'

Majul busca representar a México en las mejores ligas de hockey del mundo. Se desvive por ir la NHL

Por Francisco X. Rivera @FX_Rivera / Colaborador Independiente, NHL.com

Héctor Majul soñaba con una carrera como jugador profesional en alguna de las mejores ligas del mundo. Y su paso por una universidad de Estados Unidos, mientras seguía destacando en este deporte, lo ponía en una posición inmejorable para lograrlo.

Hasta que una desafortunada entrevista con un oficial de migración a su regreso a los Estados Unidos proveniente de unas vacaciones en México truncó sus oportunidades de seguir estudiando y jugando en ese país.

Ese fue un trago amargo que podría haber desarmado y derrotado a cualquiera, pero no a Héctor, quien ha tomado el evento como motivación para convertirse en el mejor jugador mexicano de la actualidad, y al mismo tiempo hacerse de un nombre en ligas europeas.

Majul es uno de los líderes de goleo del Como en la Liga 2 italiana, después de probar suerte en Suiza, Serbia y Lituania, países muy lejanos a su natal Ciudad de México, donde el sueño de destacar en este deporte comenzó a los 6 años de edad.
 
SU PRIMER VIAJE A LA PISTA

Los inicios de Héctor en el hielo se remontan al año 2000, cuando jugaba futbol rápido a un lado de pista al poniente de la ciudad, donde su hermana practicaba patinaje artístico.

"Un día la esperé, quise intentarlo y se me dio fácil" mencionó Majul. "Le dije a mi papa que me había gustado y que quería jugar al hockey"

Ocho meses después de empezar a patinar, Héctor comenzó a jugar hockey, dejando atrás el futbol. La gran ventaja fue el tener cerca a Boris Dorozhenko, entrenador ucraniano radicado en México, quien conocía a la familia Majul antes de que Héctor naciera.

Boris de inmediato notó algo diferente en Héctor, y de inmediato lo adopto como su pupilo. De hecho aparte de su padrino, Héctor lo considera como un segundo padre.

"Siempre fue muy es creativo", dijo Dorozhenko de Hector. "Siempre buscaba hacer algo para distinguirse de otra gente. Tenía mucha personalidad"

EL LLAMADO

Cuando Boris tomó un trabajo en Arizona State University a mediados de la década anterior, el entrenador solicitó la presencia de Majul para entrenar con él durante esta nueva aventura. El ucraniano lo convenció de que si quería jugar en serio, tenía que irse a Estados Unidos.

A los 14 años le buscaron una familia y al conseguir una visa de estudiante se mudó al norte de la frontera, inscribiéndose en la secundaria Our Lady of Perpetual Help y poco después en preparatoria Notre Dame de Scottsdale.

Ya viviendo en los Estados Unidos, su gran rendimiento lo catapultó a ser uno de los mejores jugadores del estado, conviviendo muy de cerca con el pupilo más famoso de Boris, el centro de los Maple Leafs, Auston Matthews.

"Siempre tuvo un gran nivel de competencia y deseo de ser el mejor" dijo Majul sobre el estrella mexicoamericano. "Repetía ejercicios cinco veces, cuando los demás lo hacían una sola".

Majul continúa en frecuente contacto con Matthews a quien de cariño llama "Papi" y nunca olvidará trabajar junto a él en campamentos veraniegos y sesiones privadas de entrenamiento de hockey.

El siguiente paso para Hector fue el hockey de ligas menores (conocido comúnmente como "juniors") donde ganó un campeonato estatal sub-18 y fue líder de goleo con los Phoenix Firebirds de la NAPHL.

Sus actuaciones posteriores con los Minot Minotaurs en Dakota del Norte (de la NAHL) y los Philadelphia Little Flyers (EHL), le merecieron una extensión en su visa, y una generosa beca universitaria para poder estudiar y jugar en Curry College en Massachussets.

Al mismo tiempo, Héctor acumuló gran experiencia internacional con la Selección Mexicana, siendo líder de goleo en el Mundial de la División 2 (Grupo B) del 2014, y el mejor delantero de todo el torneo en el 2015 y 2016.

UNA TRÁGICA EXPERIENCIA

Todo iba de maravilla hasta Agosto del 2017, cuando Majul regresó a Estados Unidos con su novia, después de visitar a su familia en la Ciudad de México, sin esperar la aventura que le esperaría al llegar a una revisión aleatoria de aduanas en el aeropuerto de Phoenix.

Héctor iba cargando una mochila de su novia, quien no recordaba que había dejado unas pastillas para controlar el ADHD (déficit de atención), y al ser estas descubiertas por los oficiales, el jóven mexicano fue detenido en el aeropuerto, con amenaza de ser encarcelado.

"Se me salía el corazón, no sabía ni que pensar, estaba en shock", recuerda Héctor. "Pensé de todo, pero en ningún momento perdí la fe, sabía que era muy loco para ser cierto"

El asunto de las pastillas quedó resuelto, pero cuando Majul fue cuestionado del porque regresaba al país, el respondió que deseaba jugar hockey profesionalmente. Esto fue tomado por el departamento de migración como un intento de buscar trabajo en los Estados Unidos, lo cual ejercía una violación de su visa de estudiante.

El resultado fue la deportación y una restricción de 5 años sin poder visitar este país. Héctor buscó de inmediato el apoyo de políticos estadounidenses que pudieran tener empatía con su caso e interés en ayudarlo, pero al no recibir respuesta, la única solución para seguir jugando sería cruzar el Atlántico.

SIGUIENTE CAPITULO EN EUROPA

Todavía con la ayuda de Boris, la inseparable dupla encontró interés de un equipo de Suiza, pero cuando todo parecía acomodarse para Héctor, su visa fue negada, porque las leyes de ese país indican que el jugador tiene que llegar como profesional para integrarse a la liga.

Cerca del final de su visa de turista de 90 días, Héctor consiguió apoyo de un entrenador en Serbia para mantenerse en forma y poco después recibió la llamada del equipo Hockey Punks de la liga de Lituania, con quienes jugo una temporada.

Ya demostrando su calidad en Europa, su intención ha sido el continuar escalando peldaños, y el ultimo desafío lo ha llevado a la Liga 2 de Italia, donde ha lucido como goleador del Como, al norte del país de la bota, casi en frontera con Suiza.

"El equipo me ha tratado como si llevase toda la vida", afirmó Héctor. "El equipo es una familia. La liga es buena, hay buen nivel".

Y a pesar de sentirse como en casa en su primera temporada en Como, su meta sigue siendo el llegar a una liga "top" en Europa, como por ejemplo la Alps Hockey League, que reúne a los mejores equipos de Italia, Austria y Eslovenia.

Al mismo tiempo, Héctor no cierra sus posibilidades de volver a los Estados Unidos cuando su restricción migratoria finalice en el año 2022. Al mismo tiempo ha comenzado su carrera en la escuela de negocios WP Carey de Arizona State en línea, para la cual no necesita tener visa de estudiante.

Pero el jugar hockey en la mejor liga del mundo sigue siendo estando en la cima de su lista de prioridades.

"No me gusta ponerme limites, soy alguien positivo", comentó emocionado el mexicano. "Mi meta es poder jugar al menos un partido en la NHL".

Ver más

La NHL ha actualizado su Política de Privacidad a partir del 20 de febrero de 2020. Le recomendamos que lo revise detenida y cuidadosamente. La NHL utiliza cookies, balizas web y otras tecnologías similares. Al utilizar sitios web de NHL u otros servicios en línea, usted acepta las prácticas descritas en nuestra Política de Privacidad y Términos de servicio, incluida nuestra Política de cookies.