Skip to main content

Vieja madera para arder, y mucho viejo vino para beber en la NHL

Los reencuentros siempre han confirmado que, el separarse no es nada comparado con reencontrarse

Por René Romano | Independent Editor @reneromanosport / NHL.com/es

Dicen que el dolor de separarse no es nada comparado a la alegría de reencontrarse.

Sin embargo, puedo nombrar por los menos dos decenas de situaciones, dentro del deporte, donde esto no ha resultado de la manera más favorable posible. Por lo menos para ambas partes de forma simultánea.

Y decimos esto porque mientras siempre le suele sonreír a uno solo al final, que, es cuando cuenta, por lo menos da la oportunidad de un reencuentro, ya sea ante excompañeros, o ante antiguos feligreses, y que logra captar la esencia de un amor puro, e incondicional a pesar de los pesares.

 

[¡Síguenos en Twitter @nhlespanol para contenido exclusivo y noticias de la NHL!]

 

Y es que en el deporte, cambiar de piel o color, no es opcional. El deporte es un negocio y el deber es cumplir. El cumplir es aceptar. Aceptar es ceder, y ceder es proveer y responder.

Como en su momento le tocó, por lo menos en cuanto al 'Vals sobre el tundra' de la NHL se refiere- en los sonados casos o traspasos y reencuentros con antiguos amores- a jugadores de la talla de Wayne Gretzky, Marty McSorley, Bernie Nicholls, Mark Messier, Andrei Kovalenko, Steve Duchesne y Eric Lindros entre tantos otros.

Reencuentros que subrayamos, no siempre fueron gratos para ambos, pero si memorables y dignos de sonrisas, abrazos y aplausos. Por lo menos previo a primer 'puck drop'.

REGRESA COMO REALEZA

En el caso de 'The great one', Wayne Gretzy, en su primer partido ante el equipo que él mismo puso en el mapa, los Edmonton Oilers, recibió una ovación de cuatros minutos de duración previo a su primer encuentro en su 'retorno a casa'.

Algo que, vivirá por la eternidad en la retina de millones de televidentes y aquellos presentes, pero más en los corazones de los jugadores envueltos en aquel famoso canje que envió a Gretzky, Marty McSorley y Mike Krushelnyski a los Kings de Los Ángeles, a cambio de Jimmy Carson, Martin Gelinas, una elección de primera ronda en los drafts de 1989, 1991 y 1993, así como 15 millones de dólares en efectivo.

'SPECIAL MOMENTS'

Un retorno, lleno de sentimientos mixtos para locales, que vieron como su equipo apabulló y silenció a su 'otrora ídolo' en una victoria de 8-6, pero que se tornó amargo "días" después, cuando Gretzky retornó para romper la marca de Gordie Howe de 1,850 puntos, cerca del final de otro partido entre L.A. Kings y Edmonton Oilers, que encima, sentenció en la prórroga con un gol y un 5-4 a favor, de su nuevo equipo, los L.A. Kings.

Momento agridulces, que se siguen dando día a día y en el típico vaivén en todo el deporte.

Momentos que en esta NHL, le ha tocado vivir más recientemente a jugadores de la talla de Artemi Panarin y Phil Kessel y hoy, a PK Subban en su visita a Nashville tras su sonado traspaso en el 'offseason' a los New Jersey Devils.

Video: NYR@CBJ: Panarin le sube volumen

Retorno que en el caso de Artemi Panarin por ejemplo, inició recibiendo abucheos tempraneros de la multitud local, para terminar riéndose al final, tras convertirse en el diferenciador, anotando el gol ganador del juego en el tercer período de la victoria de 3-2 de los Rangers sobre los Blue Jackets hace unas noches atrás.

AGRIDULCE...

En el caso particular de Phil Kessel en tanto, un retorno agridulce a Pittsburgh, que arrancó con un video tributo - que se acostumbra en todos lados en tiempos recientes, y que sirve para dar honor a quien lo merece y romper el hielo entre afición y jugador- y lágrimas en sus ojos, y que culminó con un 0-2 en contra de su antiguo equipo, ante su antigua afición, y con tres miserables disparos a gol en casi 23 minutos sobre el hielo.

Una derrota que, les costó el primer puesto a los suyos, 'ganado' menos de 24 horas antes a los Edmonton Oilers que, sucumbieron por su lado, en plena lucha por la división del Pacífico.

LE TOCA A SUBBAN
Un ambiente que se volverá a vivir hoy, el tercero en menos de una semana, cuando el recio y talentoso defensor, PK Subban, vuelva a Nashville luego de ser canjeado previo al inicio de la actual temporada a los New Jersey Devils.

Los Predators adquirieron Subban de los Canadiens de Montreal en junio de 2016 en un acuerdo de uno por uno por el capitán Shea Weber.

En ese momento, el intercambio fue visto como una victoria para ambos equipos en el presente y futuro inmediato, pero una victoria a largo plazo para los Predators que según algunos, se deshicieron de un jugador de salida, que hoy sufre de más con un equipo que se sigue peleando con Detroit y los Kings, para ser proclamado como el peor dentro de la NHL.

¿El lado positivo de este reencuentro?

La merecida ovacion u homenaje, y evidentemente el hecho de que, hay vieja madera para arder, viejo vino para beber y viejos amigos en quien confiar y con quien 'celebrar'. Por lo menos, así lo deben encarar.

Ver más

El sitio web de NHL la utiliza cookies, imágenes gráficas web, pixeles de seguimiento, objetos Flash y tecnologías similares relacionadas ("Cookies"). Al utilizar nuestros servicios en línea, dentro de la web, nos da consentimiento a practicar y ejercer nuestras pólizas descritas, dentro nuestras políticas de privacidad y términos de servicio, incluida y no ajena a la póliza de 'cookies'.